BLOG

Geraldo Alckmin, el adversario de centroderecha y aliado de Lula para derrotar a Bolsonaro

Brasil

El candidato a vicepresidente es un veterano del PSDB reclutado para atraer al poder económico y a la clase media que apostó por Bolsonaro

El candidato a vicepresidente que acompaña a Luiz Inácio Lula da Silva en su intento de regresar al poder en Brasil es otro veterano que, como él, lleva varias décadas en política. Fue gobernador de São Paulo, el Estado más rico y motor económico de la potencia latinoamericana. Lo llamativo es que Geraldo Alckmin, de 70 años, y Lula fueron hasta hace unos meses dos adversarios que se han sacudido duro a lo largo de los años y han dicho cosas horribles el uno sobre el otro. Por eso muchos de sus compatriotas se quedaron boquiabiertos.

¿Iba a confiar el izquierdista en uno de los grandes símbolos del centroderecha clásico, un hombre que apoyó el impeachment contra Dilma Rousseff? ¿El mismo que en la anterior campaña presidencial era candidato y dijo en un mitin que “después de arruinar el país, Lula quiere volver al poder, a la escena del crimen”? La respuesta es sí. Lleva de número dos al hombre con amplia experiencia al que —vueltas que da la vida— derrotó en los comicios de 2006.

El antiguo adversario es ahora “el compañero Alckmin”, como Lula acostumbra a presentarlo en los mítines. Juntos se presentan como la mejor fórmula para derrotar al presidente Jair Bolsonaro en las urnas el domingo 2 y salvaguardar, o rescatar, una de las mayores democracias del mundo. Si es necesaria una segunda votación, será el día 30. Al expresidente le gusta recordar que pese a los golpes bajos de las refriegas electorales, Alckmin y él siempre se han tratado con respeto, como adversarios. A diferencia de Bolsonaro, para el que discrepar es sinónimo de enemigo.

Nacido en una ciudad de nombre impronunciable (Pindamonhangaba, São Paulo), Alckmin aporta a este matrimonio de conveniencia varias cosas importantes para Lula: cercanía con el poder económico, con el que Alckmin tuvo una relación muy estrecha durante sus muchos años en la cúpula del Gobierno paulista (2001-2018) y una imagen de moderación útil para atraer a esa clase media blanca urbana que en 2018 se echó en brazos de Bolsonaro por el ansia de cambio, el odio a Lula y los suyos, sus recetas liberales en economía y promesas contra la corrupción.

E, importante, Alckmin era una especie de cadáver político cuando Lula tocó a su puerta. En los comicios de hace cuatro años su propuesta de derecha clásica moderada fue arrasada por el extremismo del candidato Bolsonaro: el político cayó en primera vuelta con menos del 5%. Su sigla de toda la vida, el PSDB (el Partido Socialdemócrata Brasileño), la formación que desde la redemocratización y hasta la destitución de Rousseff se alternó en el poder con el Partido de los Trabajadores (PT), está en declive y tampoco contaba con él para estas elecciones.

Y de repente, Lula se presenta con la oportunidad de tocar el sueño, no como presidente de la república, sino como vicepresidente. Aceptó. Alckmin abandonó su partido y se afilió a una sigla más a la izquierda.

Este hombre conservador, católico, cercano al Opus Dei y soso, se embarcó en la campaña con Lula y empezó a hacer bromas sobre su carácter y su apodo, picolé de chuchu (polo de chayote, una insípida hortaliza). Incluso en su grisura se complementa con el carismático optimismo de Lula.

En las ocasiones en las que Lula ha comparecido en televisión durante esta campaña electoral, cuando mira directamente a los ojos de los telespectadores —y del pueblo—, Alckmin, a secas, es una de sus bazas importantes. Es la carta de la moderación, el aliado para tranquilizar a los temerosos, a aquellos que lo consideran demasiado de izquierdas, demasiado radical e incluso peligroso. Apela a la enorme experiencia de gobierno que acumulan juntos frente a un Bolsonaro que ataca las instituciones y gestionó la pandemia con negligencia o mala fe.

El ala dura de la izquierda brasileña y los movimientos sociales de su órbita aceptaron el pacto con el derechista sin demasiado ruido. Los activistas negros y muchos votantes de tez oscura también apretarán los dientes. Votarán por el dúo, aunque le reprochan a Alckmin el gatillo fácil de la policía en São Paulo mientras estuvo en el Gobierno. Todo sea por defender la democracia y echar a Bolsonaro.

EL PAÍS

Últimos do Blog
Noticias

Gobierno de Bolivia entregará títulos de tierra a campesinos

Más
Noticias

Colombia. Los cinco precandidatos presidenciales que ya tiene el Pacto Histórico para 2022

Más
Noticias

Nito Cortizo aseguró que en su administración no se han realizado escuchas ilegales

Más
Noticias

Enrique Sánchez está enfocado en refundar el Partido Febrerista

Más
Noticias

PRI y PRD pierden más del 70% de su militancia

Más
Noticias

Legislativo de Ecuador instala mesa sobre demandada ley de educación

Más
Noticias

Castillo nombra a primer ministro de izquierda en Perú y deja pendiente al de Economía

Más
Noticias

Argentina passa a considerar cuidado materno como trabalho e garante direito à aposentadoria de 155 mil mulheres

Más
Noticias

PRD pide a ciudadanos no participar en la consulta popular del 1 de agosto

Más
Noticias

Bolsonaro emprende nueva reforma ministerial para sumar apoyos en el Congreso

Más
Noticias

La hora de Pedro Castillo

Más
Noticias

Colombia Humana, UP y MAIS se declararon en oposición a Claudia López

Más
Noticias

Proyectos que ha realizado la alcaldía de Claudia López

Más
Noticias

Presidente del partido de izquierdas uruguayo deja su cargo y llama a unión

Más
Noticias

Mónica Fein será precandidata a diputada nacional y enfrentará a la lista de Pablo Javkin

Más
Noticias

Narváez marca primeras diferencias con candidatura de Provoste: “La realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas”

Más
Noticias

Presidente del PS, Álvaro Elizalde, asegura que Narváez no bajará su candidatura en favor de Yasna Provoste

Más
Noticias

Nicaragua: el régimen continúa con la persecución a opositores y Ortega aseguró que “no hay espacio para la negociación”

Más
Noticias

Colas para hacerse con un hueso de carne: el hambre se dispara en Brasil

Más
Noticias

Sí Por México llama a PAN, PRI y PRD a buscar candidato de unidad para las elecciones de 2024

Más
Noticias

Pedro Castillo teje una red de apoyos para gobernar Perú en un escenario adverso

Más
Noticias

La Policía investiga a Bolsonaro por supuesta prevaricación en la pandemia

Más
Noticias

Gustavo Petro brasileño está cansado de que lo culpen de todo en Twitter

Más
Noticias

Claudia López acusa a Petro de ‘incendiar a Colombia’

Más
Noticias

Ex-ministro da Defesa da Bolívia planejou segundo golpe usando mercenários dos EUA

Más
Noticias

Cuba logra la primera vacuna latinoamericana con datos de efectividad al nivel de Pfizer y Moderna

Más
Noticias

Presentan en Ecuador propuesta para ley de aborto por violación

Más
Cuba

La alta abstención marca un nuevo escenario político en Cuba

Más
Perú

El presidente de Perú afronta un nuevo pedido de destitución

Más
Colombia

Petro pide perdón por «genocidio» paramilitar y reconoce culpa del Estado

Más